Los paladines de la democracia

{image}http://lh3.googleusercontent.com/-zuMz0_Ibn54/VMekwRmeR0I/AAAAAAAAL3k/shxcNdLZpy4/s500/001.jpg{/image}Si no estoy mal en los últimos años, cada vez que ha habido un intento de golpe de estado en la hermana República de Venezuela, estos actos están precedidos por el pronunciamiento de presidentes de derecha y, en particular, de campañas mediáticas de comunicación. ¿Qué coincidencia no? En un país como Colombia donde cada minuto se genera cientos de noticias, ahora la primera plana, la exclusiva, el show mediático es la “grave” crisis en Venezuela.

Me pregunto cuánto dinero se debe tener para enviar un equipo completo de reporteros y camarógrafos a otro país. ¿Será que el gobierno del señor Maduro les financia el transporte y hospedaje a caritativos medios de información? Pero bueno, como a Caracol y RCN solo les importa tener el pueblo bien informado, ellos hacen el gran esfuerzo y consiguen los recursos como sea y de donde sea.

Muchos piensan que ese cuento de la extrema derecha en el mundo es cosa del pasado, que aquellos que usan apelativos como ultraderecha y neoliberalismo, son mamertos desocupados y que el imperio, o sea USA, solo está preocupado por la paz y el orden mundial. Yo me pregunto qué estarán haciendo los paladines de la democracia conservadora latinoamericana en Venezuela (Andrés Pastrana, Colombia, y Sebastián Piñera, Chile). Menos mal que ese cuentico de que Estados Unidos financia golpes de estado son puras mentiras y no pasa nada en Siria, Ucrania, Irán y Afganistán, entre otros.

Chavez decía “no se dejen envenenar, no permitan que los envenenen”. Evidentemente la crisis en Venezuela existe, pero no es porque el presidente piense en pajaritos o sea el más mal mandatario del mundo como lo venden nuestros noticieros. Indudablemente al presidente Maduro le toca bailar con la más fea, por un lado, le tocó la caída de los precios del petróleo en un país totalmente dependiente de este producto y, por otro, representa la más férrea resistencia al imperio norteamericano.

Y como no veo ni Caracol ni RCN, tengo la esperanza que el pueblo venezolano salga adelante de su crisis y les agüe la fiesta a estos paladines y medios de desinformación colombianos. Como se las aguó el fallido golpe de estado a Chávez en el 2002, no podemos dejar de admitir el intervencionismo extranjero y debemos solidarizarnos con la justa causa Bolivariana.